EL PERFECCIONISMO DISFUNCIONAL

24.01.2022

Si te cuesta disfrutar de no hacer nada, te sientes culpable por no hacer lo que deberías haber hecho, nunca te sientes satisfecho/a con las cosas que haces, quitas valor a lo que consigues y sobrevalorizar lo que no consigues, tienes miedo a cometer errores y te fijas demasiado en ellos, tiendes a dejar las cosas para mañana o para el último día. Si te identificas con esto, es muy probable que hayas caído en el perfeccionismo disfuncional.

El perfeccionismo disfuncional implica la tendencia a imponerse metas y estándares muy elevados, a preocuparse excesivamente por cometer errores y a evaluar el desempeño de manera muy crítica.

Consiste en centrarse en la meta final y en los errores más que en el proceso y el aprendizaje.

La persona basa su autoestima en lo que consigue y las metas logradas, o en un área de su vida, con lo que la autoestima de estas personas es muy frágil y cambiante ya que un día pueden sentirse competentes y felices por haber conseguido sus metas, y al día siguiente sentirse ineptos o fracasados y pensar que "no valen".

Se ha considerado el perfeccionismo como un proceso transdiagnóstico. Esto quiere decir que es un rasgo característico en diversas patologías mentales, tales como diversos trastornos relacionados con la ansiedad (p. ej., trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de la personalidad obsesivo compulsivo, el trastorno de la ansiedad generalizada y el trastorno de estrés postraumático.

Componentes más importantes del perfeccionismo disfuncional:

Estándares de calidad muy elevados, exigentes y autocrítica. Y los esfuerzos por satisfacer los estándares elevados a pesar de los efectos negativos en la persona (sufrimiento)

Basar la auto-evaluación en la consecución o el acercamiento a dichos estándares

Baja tolerancia al fracaso y/o a los errores, con la autocrítica excesiva correspondiente

Rigidez cognitiva y conductual

Sesgo atencional hacia lo negativo: identifican todos los detalles que han hecho mal o que los han alejado del estándar elevado. Cuando se alcanza el objetivo perfeccionista, no se suele tener en cuenta o se tiende a minimizar

Hipersensibilidad a las opiniones de los demás

Enganche excesivo a la rumiación y preocupación

Evitación de situaciones nuevas

Miedo al fracaso

Estilo de pensamiento polarizado todo o nada

Consecuencias negativas del perfeccionismo disfuncional:

Emocionales: depresión (tristeza, bajo estado de ánimo en general) y ansiedad (inquietud y estrés).

Sociales: aislamiento social, pérdida de amigos, competitividad por ser el mejor.

Intereses limitados: centrados casi únicamente en una tarea (p. ej., centrados en el trabajo y no dejando tiempo para socializar) y limitar actividades placenteras porque no permiten perseguir las metas elevadas (p. ej., nunca leer o ver una serie sin más objetivo que disfrutar).

Físicos: agotamiento, tensión muscular, problemas digestivos.

Cognitivos: la rumiación (pensar en errores cometidos una y otra vez, repasarlos, autocriticarse por no haberlo enmendado a tiempo), baja concentración.

Conductuales: comprobaciones para detectar errores, repetición de tareas, tiempo excesivo para hacer algo, procrastinación (el hábito de posponer tareas hasta el último momento.


Carolina Alvarez Patiño