LA PROCRASTINACIÓN

21.05.2023

La procrastinación es el acto de posponer o retrasar la realización de tareas, actividades o responsabilidades, a pesar de ser consciente de que deberían ser realizadas en un determinado momento. Es un fenómeno común que afecta a muchas personas en diferentes áreas de sus vidas, como el trabajo, los estudios, las tareas del hogar, entre otras.

La procrastinación se caracteriza por la postergación sistemática de las tareas importantes, generalmente en favor de actividades más placenteras o menos demandantes. A menudo, las personas que procrastinan se sienten atrapadas en un ciclo de demora y evitación, lo que puede generar estrés, ansiedad, culpa y un impacto negativo en su productividad y bienestar general.

Existen diversas causas para la procrastinación. Algunas personas procrastinan debido a la falta de motivación o interés en la tarea, la percepción de que la tarea es demasiado difícil o abrumadora, el miedo al fracaso o a la crítica, la falta de habilidades de gestión del tiempo, la tendencia a buscar gratificaciones inmediatas, la baja tolerancia al aburrimiento o la falta de estructura y planificación.

La procrastinación puede estar acompañada por una variedad de pensamientos que refuerzan este comportamiento. Algunos de los pensamientos asociados a la procrastinación pueden incluir:

"Puedo hacerlo más tarde": Esta es una forma de minimizar la importancia de la tarea y posponerla indefinidamente, creyendo erróneamente que siempre habrá tiempo para hacerla más adelante.

"No tengo suficiente tiempo": Esta creencia puede llevar a postergar las tareas, ya que se piensa que no hay tiempo suficiente para completarlas adecuadamente. Puede surgir la idea de que es mejor esperar a tener más tiempo libre en el futuro.

"No puedo empezar hasta que tenga todo perfectamente planeado": Este pensamiento puede llevar a la parálisis por análisis, donde se siente la necesidad de tener todas las condiciones perfectas antes de comenzar una tarea. Como resultado, se posterga el inicio.

"No me siento motivado": La falta de motivación es un pensamiento común asociado con la procrastinación. Se puede pensar que no se tiene el impulso o la energía necesaria para realizar la tarea, lo que lleva a dejarla para más tarde.

"Será demasiado difícil o aburrido": La percepción de que una tarea es difícil, tediosa o aburrida puede generar resistencia a iniciarla. Esto puede llevar a postergarla en busca de actividades más placenteras o entretenidas.

"Lo haré mejor bajo presión": Algunas personas creen que funcionan mejor bajo presión y dejan las tareas hasta el último momento, pensando que tendrán un mejor rendimiento en esa situación. Sin embargo, esto puede generar estrés innecesario y disminuir la calidad del trabajo.

"No importa si lo hago más tarde": Esta idea sugiere que el tiempo no es relevante y que no hay consecuencias reales por posponer la tarea. Sin embargo, esto puede llevar a situaciones de emergencia o a un aumento del estrés cuando el plazo se acerca.

Es importante reconocer estos pensamientos asociados a la procrastinación para poder abordarlos y adoptar una mentalidad más productiva y eficiente.

Superar la procrastinación puede requerir un esfuerzo consciente y la adopción de estrategias efectivas. Algunos enfoques útiles incluyen la identificación de las causas subyacentes de la procrastinación, el establecimiento de metas claras y realistas, la creación de un plan de acción detallado, la división de las tareas en partes más pequeñas y manejables, el establecimiento de plazos y recordatorios, el uso de técnicas de gestión del tiempo, como la técnica Pomodoro, y la búsqueda de apoyo y rendición de cuentas a través de la colaboración o el compromiso con otras personas.

Es importante recordar que la procrastinación no es un problema irreversible y que se pueden adoptar medidas para superarla y mejorar la efectividad personal.

Carolina Alvarez Patiño